viernes, 22 de enero de 2010

Mitos sobre la creación, en las religiones de los pueblos aborígenes de Europa: Guanches, Eslavos y Celtas. María Gabriela García París.

Universidad Central de Venezuela

Facultad de Humanidades y Educación

Escuela de Historia

Mitos sobre la creación, en las religiones de los pueblos aborígenes de Europa: Guanches, Eslavos y Celtas.

Alumna:

García, París. María G.

C.I: 18.104.241

Caracas, 15 de Enero de 2010.

Diversas han sido las definiciones y concepciones que acerca del mito se han dado a lo largo de la historia, debido a que desde siempre ha sido cuestionado por la forma en que es creado por las personas y por los pueblos, las cuales transfieren de forma oral a lo largo de los años sus creencias, su religión, la historia de sus dioses, las vivencias y experiencias que son reflejadas en los mitos; todo esto ha puesto en duda su validez y certeza, donde los investigadores, historiadores y religiosos han entrado en divergencia acerca de si el mito es falacia o realidad.

Según Hubner Kurt (1999, pág. 9), el mito se ha apartado de nuestro mundo científico-tecnológico y parece, desde esta perspectiva, pertenecer a un pasado hace mucho superado. Esto no cambia en nada el hecho de que ha permanecido inalterado como un objeto de sorda nostalgia. Así, la relación con él es hoy ambivalente. Por un lado se confina al mito al reino de la fábula, de los cuentos, en cualquier caso a lo no probable. Provendría así más bien la profundidad del sentir, de lo inconsciente, de la fantasía, al punto de que no podría realmente ser aprehensible a través de conceptos. Comparado con la ciencia, que se basa en la racionalidad, la inteligencia, los hechos comparables. La experimentación, la objetividad, la claridad y la exactitud, se lo ve como resabio de oscuros tiempos, gobernados por la supuesta voluntad demoniaca o divina, por el miedo o la superstición. Es decir, en oposición con la visión científica surgida en el mundo moderno, los mitos son dejados a un lado por carecer de explicaciones y métodos que expliquen de forma cierta y objetiva su origen o concepción, lo que lo convierte en un hecho o un pasado irreal o improbable para los investigadores científicos y para el mundo científico; pero a pesar de esto el mito como concepción es una muestra de nuestros antepasados y de su forma de ver y concebir el mundo, son estos nativos los que dieron las primeras bases y los primeros aportes para la consolidación de los rasgos culturales de cada pueblo o nación, donde si bien es cierto en la gran mayoría de los mitos no existen personajes reales, la transmisión cultural que se da a través de este ha permitido al hombre conocer el tipo de vida y pensamientos de los primeros habitantes del mundo, independientemente de que en sus tradiciones existieran los cultos y adoraciones a seres irreales o sobrenaturales, es el legado cultura lo que transciende de generación a generación, como lo expresa Mircea Eliade (2006, Pág. 14) cuando dice que el mito no habla de lo que ha sucedido realmente, de lo que se ha manifestado plenamente. Los personajes de los mitos son seres sobrenaturales. Se les conoce sobre todo por lo que han hecho en el tiempo prestigioso de los “comienzos”. Los mitos revelan, pues, la actividad creadora y desvelan la sacralidad (o simplemente la “sobrenaturalidad”) de sus obras. En suma, los mitos describen las diversas, y a veces dramáticas, irrupciones de lo sagrado (o de lo sobrenatural) en el mundo. Es esta interrupción de lo sagrado la que fundamenta realmente el mundo y la que lo hace tal como es hoy en día. Más aun: el hombre es lo que es hoy, un ser mortal, sexuado y cultural, a consecuencia de las intervenciones de los seres sobrenaturales.

Dentro del mito como tal, existe un aspecto considerado el más importante dentro de la cultura de los pueblos, este es mitos de la creación, ya que refleja o sienta las bases sobre las cuales se van a erigir los primeros preceptos y concepciones sobre las cuales van a realizar los pueblos sus adoraciones, y sobre las cuales van a basar sus creencias y partiendo de ahí desarrollaran su cultura y su religión. Para Marie-Louise Von Franz (1978, Pág. 7), los mitos de la creación constituyen una categoría diferente de los otros mitos (mitos de héroes o cuentos de hadas, por ejemplo) pues en el acto de contarlos existe siempre una cierta solemnidad que les confiere importancia central; provocan un estado de ánimo que implica que lo dicho concierne a las cosas básicas de la existencia; algo más de lo contenido en otros mitos. Entonces podría decirse que, en la medida en que el sentimiento y la emoción que los acompañan quedan implicados, los mitos de creación son lo más profundos y más importantes entre todos los mitos. Es decir, son conocimientos mitológicos que implican muchas concepciones cosmológicas y religiosas acerca de la creación, cuestión que dificulta el entendimiento y la comprensión de los mismos, los temas de los mitos de la creación como lo refiere Marie-Louise Von Franz (1978, Pág. 19), parecen complejos y extremadamente abstractos y son, por lo tanto, muy difíciles de traer al plano consiente. Como su significado es tan remoto, cuando uno trata de hacerlos llegar a otra persona resulta difícil que ella obtenga la sensación de que sí ha entendido.

Existen dentro del mito de la creación, varios tipos o divisiones que son establecidos de acuerdo a la concepción que será concebida por los pueblos o tribus a la hora de entender y asimilar la creación del mundo y de los seres vivos, en específico son dos La Creación desde arriba- Creación desde abajo y la Creación como despertar y la Creación por accidente. En la presente investigación va a realizarse una análisis exhaustivo de tres antiguos grupos aborígenes, ubicados en el Continente Europeo, los cuales reflejan distintas formas de interpretación del mito de la creación, donde a pesar de esto su concepción o concepto de la creación del mundo va a ser la misma y será reflejada a través del tipo de creación que se refiere a la Creación desde arriba, es decir, la creación del mundo y de los seres vivos, por intermedio de un ser superior y todo poderoso que creó el cielo y la tierra, y con esto también a los seres vivos, para que habitaran y cuidaran al mundo; siendo entonces este ser supremo el protector de los mortales, el cual los cuida y protege desde las alturas y a quienes manifiestan sus necesidades para solventar los problemas de hambre, sequia, cosecha, guerra, muerte entre otros. Para conocer a cabalidad cada uno de estos pueblos se realizará un estudio de sus pueblos, la forman en que vivían y su religión para entender así y adentrarse un poco más en la mitología y en específico en los mitos de la creación de estas tribus y pueblos europeos.

Guanches

Los Guanches fueron una tribu o pueblo aborigen que habitó en lo que hoy en día conocemos como Islas Canarias perteneciente a la nación Española, los cuales se cree que llegaron a la isla aproximadamente en el siglo V antes de Cristo provenientes del norte de África y poblaron la región. Al ser diferentes islas cada una contaba con su propio sistema, considerándose territorios aislados, donde, establecieron una organización de tipo patriarcal con diferentes estratos dentro de ellas existían pequeños grupos que eran guiados por líderes, es decir, cada isla contaba con un líder y con un sistema de castas que funcionaba como un reino, dado que se encontraba el jefe o rey, un grupo de nobles que eran considerados por medio de la pureza de la sangre de cada uno de estos, lo que los hacía o no pertenecer a un rango más alto y luego en el ultimo estrato se encontraba el pueblo.

Tomado de www.wikipedia.com.

Estos grupos determinaban la riqueza de los individuos de acuerdo a las cabezas de ganado que poseían, ya que dado las condiciones climatológicas y terrestres la región era apta para el cultivo y el fomento de la agricultura y la ganadería, por lo que estos grupos se van a especializar así en el pastoreo y la ganadería desarrollando así diversas técnicas de riego para los cultivos. En el caso de la vivienda, estos grupos de carácter sedentario vivían en cuevas o en túneles naturales, siendo característico de estos grupos las estructuras de piedras, por lo que también existían estructuras y viviendas en piedra, donde a pesar de esto no poseyeron una tecnología avanzada sino más bien escasa, siendo esta falta de tecnología demostrada aun más en el hecho de que no desarrollaron técnicas ni métodos de navegación por lo que los diferentes grupos se encontraban aislados e independientes cada uno en su isla, sin tener contacto ni compartir las culturas, siendo entonces cada aspecto cultural diferente en cada grupo, cultura que se dice fue influenciada por la cultura norafricana, ya que estas estaban vinculadas con los antiguos Bereberes del norte de Áfrico, los cuales le transmitieron la cultura a través de la escritura, quedando rastros que fueron comparados con otros en el continente africano, resultando idénticos y que sería el rasgo más importante dentro del legado de estos grupos, siendo entonces la cultura el rasgo más importante, ya que dentro de la cultura se encuentra la religión practicada por estos grupos, sus creencias, dioses y lo más importante en este caso sus mitos.

En cuanto a la religión de los guanches, esta se caracteriza por ser Animista cuestión que puede definirse como influencia de la cultura africana, donde existe la creencia de que en cualquier objeto o ser del mundo existe un alma, por lo cual es venerado y adorado; siendo en su caso era sacralizado ciertos lugares como montañas, rocas, arboles, a los cuales se les rendía culto siendo entonces principalmente un culto a la naturaleza y lo realizaban al aire libre rindiendo adoraciones a los dioses de la naturaleza. Dentro de sus celebraciones se encontraban principalmente la Beñesmer que era la fiesta de la cosecha, la cual se celebraba en los lugares donde se encontraban los sembradíos con la finalidad de dar gracias a la naturaleza por la cosecha de ese año, y se designaban las tareas de pastoreo, recolección, pesca entre otros, a los individuos que realizarían durante todo el año, lo cual permitía una organización completa de las labores de cada miembro del grupo; siendo esta fiesta considerada como el Año Nuevo para ellos, donde ese día pedían a sus divinidades quienes eran dioses de la naturaleza, bendiciones para su pueblo y beneficios de la naturaleza. En cuanto a los ritos fúnebres, los guanches son muy conocidos por la preservación del cuerpo mediante diversas técnicas de embalsamiento, donde buscaban la protección del cadáver y este procedimiento era realizado de acuerdo al estrato al cual pertenecía el difunto, siendo entonces un procedimiento emblemático dentro de los rituales de la muerte, los cuales variaban dependiendo entonces del grado social y económico.

Tomado de www.guanches.org.

En la imagen se observa los restos de un individuo perteneciente al grupo de los Guanches, encontrados en Santa Cruz de Tenerife, que refleja la forma en que eran embalsamados y como eran protegidos los cadáveres.

Mitología de los Guanches: Mito de la Creación

Las creencias mitológicas del grupo de los guanches estaban fundamentadas en su concepción por el mito de la Creación del Mundo, el cual consistía en un Dios todo poderoso que creó el mundo, es decir, la tierra, el cielo, el aire, el fuego, y todos los seres que lo habitan, este Dios era conocido como Achamán que significaba el sustentador de los cielos y la tierra, y antes de su existencia no había nada, es por esto que este Dios es venerado y adorado como el padre de todos, el cual cuida del mundo desde el cielo, siendo este el principal. Achamán al encontrarse admirando su creación desde las alturas en la cima de Echeyde, se dio cuenta de toda la belleza que había creado y decidió crear a los seres humanos para que no sólo disfrutaran y compartieran el mundo, sino también para que lo cuidaran y lo conservaran, siendo así labor de los seres humanos la preservación de este según los mandatos del Dios Achamán. Según el mito no todo fue perfecto ya que hubo enfrentamientos y conflictos por el dominio del mundo, en específico, por el dominio del bien y del mal, donde existía también seres malignos como el caso del Guayota, el cual era el adversario de Achamán siendo este el demonio o la deidad maligna y vivía de un volcán llamado Teide. Guayota según el mito guanche secuestró a al Dios de la luz y el sol que se llamaba Magec y lo llevó para el volcán, generándose así que no hubiera luz ni sol en la tierra por lo que los guanches levantaron sus plegarias a Achamán para que liberara a Magec. Achamán consigue derrotar a Guayota y liberar a Magec del volcán donde se encontraba secuestrado y colocó una especie de tapón encerrando a Guayota en el volcán Teide, ese tapón es llamado luego Pan de Azúcar que identifica a la punta más alta del Teide y según el mito guanche, luego de varios años hubo un terremoto que abrió y separó por completo al volcán que separó la isla de Echeide y se formaron las siete islas que conforman a las Islas Canarias, estas islas eran llamadas Tyterogaka, Erbane, Tamarán, Achined, Gomera, Benahoare y Ezeró; desde entonces la maldad reflejada a través de Guayota quedó encerrada. Y a pesar de que el volcán entraba en erupción los guanches aplicaban ritos para espantar a Guayota, que consistían en prender hogueras con la finalidad de espantar al demonio o también el fuego servía para que el demonio creyera que estaba en el infierno y los dejara en paz.

La mitología y la religión de los guanches es considerada por algunos teólogos e historiadores como animista y politeísta a la vez, ya que adoraban a varios dioses y a su vez algunos de estos eran objetos o seres animados de la naturaleza, siendo entonces una combinación que reflejaban sus creencias. En cada isla existían dioses con distintos nombres pero en contenido o significación representaban lo mismo en cada grupo, por lo que se hace una definición global de cada dios o divinidad. Alguno de estos eran: Achamán (Dios creador del mundo), Magec (Dios del Sol), Guayota (demonio), Achuhucanac (Dios de la lluvia), Chaxiraxi (Hijo de Chaxiraxi), Chaxiraxi (Diosa Madre) y Achuguayo (Dios de la Luna). Como se comentó anteriormente en cada región existían distintos dioses:

A partir del siglo XV, después de Cristo cambiará totalmente la historia de los pueblos Guanches, debido a la conquista de sus territorios por parte de la Corona de Castilla en 1402, lo que generó una transmutación cultural y religiosa de estos pueblos que serán convertidos al catolicismo, generándose así una mezcla cultural que generará la pérdida o alteración de la herencia aborigen y en el caso de los mitos, estos sufrirán modificaciones debido a que fueron transmitidos a los cronistas españoles oralmente lo que generó que el conocimiento exacto de sus prácticas religiosas, sus costumbres, y ritos no sean conocidos en la actualidad con exactitud.

Eslavos

Los eslavos fueron una tribu que habitaron en Europa hace muchísimos años son conocidos también como protoeuropeos o indoeuropeos , de este grupo aborigen no se tiene a ciencia cierta mucha información en cuanto a cómo llegaron al continente ni en qué fecha, pero diversos investigadores han deducido que proceden de Asia y partiendo de aquí se fueron adentrando y esparciendo en el continente europeo en busca de las mejores condiciones climáticas, por lo que se van a ubicar en el oriente, centro y occidente de Europa. Cada grupo que se ubica en cada región va adaptándose a las condiciones naturales, desarrollando diversos mecanismos para su supervivencia, es decir, van a surgir diferentes grupos de acuerdo a la zona y con esto surgirán distintas formas de vida, de alimentación, de cultura, costumbres, organización entre otros. A partir del siglo IV antes de Cristo, surgirán entonces los diferentes grupos eslavos que conformaban y habitaban el continente europeo, los cuales van a regirse bajo un sistema patriarcal, organizándose y repartiéndose las labores, siendo al principio la caza y la recolección las formas de subsistencia, pero luego se desarrollara la agricultura y el pastoreo, realizándose en tierras de carácter comunal bajo un sistema sedentario por lo que se asentaban cerca de las riberas de los ríos y valles, viviendo al principio en cuevas y en pequeñas construcciones realizadas con madera, pero luego desarrollaran viviendas de piedras que resistían aun más las condiciones climáticas y que les brindaba más seguridad. Estas tribus eslavas van a caracterizarse por un desarrollo tecnológico inclinado hacia la creación de artesanía y hacia la metalurgia, siendo así un grupo muy avanzado en el arte del manejo y conocimiento la fundición del hierro y otros minerales, cuestión que les va a permitir ocupar un mayor eslabón en cuanto a la creación de materiales en contraposición con otras tribus, las cuales se consideraban para la época menos desarrolladas. Con el paso de los años este sistema va a cambiar convirtiéndose en un sistema regido por el nivel económico y social, surgiendo así las reparticiones de tierra de acuerdo a la condición que ocupaba el individuo dentro de su aldea, surgiendo así la estratificación dentro de estos pueblos, donde aparecerá también una especie de príncipe que liderará al grupo. Van a surgir entonces diferentes grupos, los cuales van a regirse y funcionar de forma distinta y su cultura se desarrollará de acuerdo a la zona que habita, donde influirá mucho las condiciones de la naturaleza, estos grupos eran: Grupo Nórdico, Grupo Occidental, Grupo Oriental y Grupo Meridional, cada grupo será entonces emblemático dentro de los que será el desarrollo de su región y del continente europeo, ya que a partir del siglo VI, estas tribus ubicadas en diferentes zonas buscarán unirse con el objetivo no sólo de defender sus territorios, sino también de expandirse y para esto se tuvieron que unir con otras tribus, lo que los convirtió en tribus poliétnicas.

Tomado de www.wikipedia.com

En lo concerniente al aspecto religioso de las tribus eslavas, se puede decir que los antiguos eslavos practicaban una religión pagana, donde creían en la naturaleza y en los fenómenos naturales como seres vivos, donde según su creencia existían siete cielos y la tierra era plana teniendo esta un final. Según las creencias de los eslavos, el mundo se encontraba habitado y lleno por espíritus buenos y otros malos, representados algunos por brujas, hechiceros, genios y otros seres que habitaban algunos a favor de la tribu y otros en contra, siendo estos seres malignos. La religión de las tribus eslavas es politeísta, esto debido a que adoraban y veneraban a diversos dioses para los cuales tenían y representaban un gran significado a nivel espiritual, y estos dioses eran representados por un ser superior, un Dios supremo que guiaba o reinaba sobre los demás dioses; estos dioses inferiores adorados como símbolos o seres de la naturaleza, el hogar, la fauna y la flora.

Tomado de www.sobreleyendas.com

Dentro de sus celebraciones y costumbres, los eslavos acostumbraban a dar agradecimientos y a pedir a los dioses por los alimentos y las cosechas, y también tenían como costumbre robarse o comprar a las mujeres de los otros poblados como signo de fuerza; en cuanto a los ritos sobre la muerte y su concepción de la misma, los eslavos adoptaron la inhumación de los cuerpos, donde enterraban al difunto con alguno de sus bienes, como por ejemplo el arma si era guerrero o cazador y las joyas si el difunto era de un alto estrato, también eran enterrados juntos con algunos familiares, o en el caso de haber tenido pareja, estos eran enterrados en la misma tumba. Diversas investigaciones antropológicas han demostrado que la cultura eslava había seguido las mismas costumbres de incineras a sus difuntos, la cual originalmente era un procedimiento iraní, donde una vez que era quemado el cuerpo, sus cenizas eran colocadas en una especies de urnas decoradas con símbolos y unos broches especiales donde también se le abría un hueco ya que tenían la creencia de la vida después de la muerte y luego de esto, esta era enterrada y sepultada con tierra protegiendo así a los vivos para que los muertos no salieran y a los muertos para que llegaran a su otra vida.

Mitología de los Eslavos: Mito de la Creación

La mitología eslava ha sido objeto de debates y discusiones entre historiadores e investigadores, los cuales concluyen que existe mucha desinformación y falsedad en algunos escritos que se han publicado que según revelan con certeza cuál es la mitología de estos pueblos, esto debido a que con la conquista de los territorios eslavos, y la implantación del cristianismo se fueron olvidando las creencias y en especial los mitos, a pesar de que hubo muy pocos misioneros cristianos que se dedicaron a escribir su historia y su cultura pero dado el carácter oral de la trasmisión de los mitos, estos fueron alterados y modificados, presentándose así en la actualidad una situación de desconcierto y vacio en cuanto a lo relacionado con la parte mitológica y en especial con el aspecto del mito de la creación de los pueblos eslavos, cuestión que dificulta un poco la investigación; pero a pesar de estos inconvenientes luego de realizar varias investigaciones y realizar un estudio de las fuentes se obtuvo que si existió un mito de la creación. Según la creencia de los pueblos eslavos existió un Dios supremo y todo poderoso que creó el cielo, la tierra y los seres vivos para que vivieran en ella, este Dios llamado Perun habitaba en las alturas en la cima del Árbol del Universo y de la Vida y desde ahí gobernaba el mundo, siendo considerado señor de todo y creador del rayo. El Árbol del Universo o de la Vida, es considerado un símbolo mitológico muy especial e importante dentro de las creencias de los eslavos, ya que este árbol sagrado representaba los eslabones y separaciones que existían entre los dioses y los seres humanos que habitan en el mundo terrestre; este árbol se encontraba en el centro del universo, específicamente en una roca mágica llamada Alátyr, la cual se encontraba ubicada en una isla que se encuentra flotando en el mar, esta isla se llama Buyan. En el árbol se encuentran los niveles que integran el universo y son tres: en la cima o cúspide del árbol se encuentra el cielo, y en el habitan el Dios supremo y los demás dioses y cuerpos celestiales, luego viene el tronco en el cual habitan los seres mortales, y representa el reino y el territorio de los pueblos, y por último se encuentran las raíces que representan el mundo de los muertos, el cual era gobernado por Veles. Esta manera de ver o de organizar el mundo por parte de los eslavos, corresponde con una forma de organización horizontal de entender el mundo, donde primero los dioses, luego los mortales ubicados en el centro de la tierra, entendiendo esta de forma plana, la cual está rodeada de mar por que él se llegaría al mundo de los muertos, siendo para ellos entendido que marcharse a través del mar o llegar desde el mar, son términos referentes morir o regresar a la vida.

Según su mitología Perun que es el señor de todo, se enfrento con Veles quien era el señor del sub mundo, para que el bien reinara sobre la tierra, en una batalla donde Perun atacando con sus rayos desde el cielo perseguía a la serpiente Veles que se deslizaba hacia las profundidades de la tierra, insultando a Perun y huye transformándose en diferentes animales y escabulléndose entre la naturaleza. Luego de esto Perun consigue llegar al sub mundo y logra matar a Veles, pero no lo destruye por completo sino que lo entierra en su lugar, el cual es el reino de los muertos, así Perun vuelve a la normalidad al mundo y restablece el orden, libre de maldad, de este mito surge entonces para los eslavos la explicación que ellos le dan a los truenos y la tormenta, ya que para ellos refleja entonces la batalla divina entre el Dios supremo y su mayor enemigo conocido como el Diablo.

Además de Perun se encuentran también otros dioses como Svarog quien era el Dios del fuego y tenía dos hijos Svarozhich quien era el Dios del fuego en la tierra y Dazhbog quien era el Dios del fuego en el cielo. También se encontraba Zoria quien era la Diosa del Sol y tenía una hija llamada Danica, y por último se encontraba Svantevit y Triglav los cuales estaban relacionados con el poder de la adivinación y andaban en caballo siendo este su animal totémico, Svantevit tenía cuatro cabezas asociado a las victorias en la guerra, a la cosecha y al comercio; y Triglav poseía tres; se cree que realmente era un mismo Dios.

Celtas

Los celtas fueron un grupo de tribus que habitaban la mayor parte del oeste y centro de Europa durante el I milenio antes de Cristo, de los cuales se desconoce hasta la fecha a ciencia cierta de donde provienen, por lo que luego de numerosas investigaciones y estudios se han concluido y aceptado cuatro posibles teorías: origen Indoeuropeo, origen Germano- Nórdico, origen Irlandés, origen Gallego – Asturiano, y por último origen en el místico continente de la Atlántida, siendo entonces la más aceptada por los investigadores y expertos en la materia, el origen Indoeuropeo, donde se plantea que un grupo de humanos pertenecientes a las regiones del Medio Oriente y también de la India, se desplazaron hacia Europa, dado según se cree por algunos problemas internos entre los pueblos, las pestes, las condiciones del clima y la vegetación. Al llegar a Europa, estos grupos van a regirse bajo un sistema patriarcal, por lo que comenzaran a ubicarse y a organizarse en pequeñas tribus sedentarias, donde al principio vivían bajo las condiciones de la naturaleza y en cuevas pero luego desarrollaran viviendas y estructuras de piedra

Tomado de www.kalipedia.com.

También al principio vivían de la caza, la pesca y la recolección, pero luego establecieron mecanismos para obtener mayor cantidad de alimento dado el incremento de la población, por lo que desarrollaron así la agricultura y el pastoreo. El aumento de la producción y el aumento del ganado va ir generando dentro de los grupos cierta diferenciación económica y luego social, donde va a surgir estratos sociales que se van a dividir en nobleza o familias lideres de cada tribu, en guerreros que también eran agricultores, luego vienen los artesanos, trabajadores manuales, y los esclavos. Los líderes de las tribus eran considerados reyes y eran los encargados de organizar y controlar a las tribus designando las labores y el sistema interno de la tribu. Los celtas se caracterizaron por ser una tribu que acostumbraba a celebrar y realizar fiestas, donde se acostumbraban a contar historias, mitos y relatos de sus antepasados, además de relatar las batallas y luchas de sus guerreros, siendo el grupo de los guerreros el más admirado y reconocido por los miembros de la tribu.

Dentro de las tribus celtas van a surgir diferentes grupos, los cuales estaban ubicados en distintas zonas, y su sistema era independiente, por lo que van a desarrollar diferentes características que les permitirá tener un carácter autentico, dentro del cual van a surgir distintas costumbres, celebraciones, distintos modos de vida a pesar de tener concepciones religiosas orientadas en la misma dirección, en este caso se enfocará la investigación en el grupo celta ubicado en Irlanda, la cual es la zona celta más conocida dado los restos y la valoración que se hace de su cultura por parte de los monjes cristianos una vez que son penetrados a la religión católica, siendo además una de las tribus más desarrollada y avanzada en cuanto a la escritura y la creación de herramientas.

En cuanto a su religión, esta va a estar caracterizada por ser politeísta, donde a pesar de existir varias tribus y grupos celtas, todas van a tener vínculos religiosos comunes donde las divinidades representan lo mismo tanto en concepto como en la parte espiritual pero lo que variaba eran los nombres, esta rasgo común le permite a las tribus ser identificadas dentro de lo que engloba la religión celta como tal y lo que representan como grupo aborigen o indoeuropeo. Dentro de la religión existían los dioses llamados Pan Célticos, como también divinidades que eran relacionadas con lugares naturales y sitios sagrados dentro de cada tribu; existían también un gran número de objetos materiales que eran considerados por los celtas como sagrados, además de animales, los cuales eran venerados como tótems de la tribu. En la sociedad celta se encontraba un grupo de personas que eran llamados los druidas, están personas eran los sacerdotes de la tribu, los cuales eran especies de adivinos, y se consideraba que eran seres sagrados por ver el futuro, además de ser los encargados de organizar y dirigir la celebración de rituales de carácter religioso; donde había también un calendario druida que estaba basado en las fases o ciclos de la lunar, por lo que dentro de cada mes se encontraba una mitad positiva ascendente y radiante, y una mitad oscura la cual era negativa y decadente, por lo que era durante la mitad positiva que se realizaban todos los conjuros y celebraciones donde pedían a sus dioses por la fertilidad, las cosechas, la lluvia, a los bosques, entre otros, y en la mitad negativa se realizaban todos los rituales oscuros, que involucraban muertes y sacrificios humanos y de animales. Los rituales sobre la muerte eran realizados en santuarios de acuerdo a la posición social que tenía la persona, y dado que sus orígenes están situados durante la Cultura de Campos de Urnas, aplicaran métodos de cremación de cadáveres e inhumación de las cenizas colocadas en recipientes.

Mitología de los Celtas Irlandeses: Mito de la Creación

Dentro de la mitología celta, se desprende una rama que se enfoca en específico en las creencias y mitos del grupo de los celtas irlandeses, la cual a pesar de tener sus orígenes y basar su concepción dentro de la mitología celta global, tiene su concepción particular que la identifica y la define como una mitología independiente de las demás, de la cual es la que más se tiene o se sabe información debido a que los monjes cristianos buscaran conservar la cultura de sus antepasados, y llevaron los mitos y los cuentos orales a manuscritos con el objetivo de darle continuación a sus costumbres y ritos religiosos, lo que permitirá que se conserve sus creencias nativas y se transmita con el paso de los años. A pesar de esto hubo algunas modificaciones y alteraciones dada la transmisión oral que dieron las tribus irlandesas a los monjes, pero en su concepción básica el sentido como tal y el contenido como tal de la religión y en este caso específico de los mitos fue preservado.

Dentro de la cultura irlandesa van a existir cuatro ciclos de vital importancia, ya que reflejan en diferentes aspectos el modo de vida de este grupo, estos ciclos son El Ciclo Histórico que refleja el registro de la historia de las familias irlandesas, su genealogía, la evolución de sus reyes y la forman se vivía en comunidad en estas tribus. El Ciclo Fenian relacionado principalmente con toda la parte histriónica y guerrera de la tribu y los pueblos irlandeses, donde las historias de las aventuras son narradas en versos. El Ciclo Ulster que se refiere a toda la época de la llegada del cristianismo a los pueblos y a las historias de los reyes. Y por último el Ciclo Mitológico que comprende la historia de los antiguos dioses y el origen de la creación de los celtas. Según el mito de la creación de los celtas existía un Dios supremo todo poderoso que al pronunciar un nombre creó la primera sustancia del Universo, este nombre era Manred, el cual era una partícula que dicen los celtas representaba a Dios y a la vez parte de Dios, esta partícula se convertirá a su vez en diminutas partículas creando así el universo y el mundo. Para los celtas la vida o la creación de los seres vivos surgió una vez Dios creó el universo, pero estas vidas van a surgir de Annwn, que en la cultura de los celtas significa la nada. Una vez creado entonces el universo, el mundo y los seres vivos que habitarán en el, comenzará la exploración de los humanos por los territorios en busca de las mejores condiciones climáticas y naturales, donde en el caso de la mitología irlandesa, el primero hombre que llegará a Irlanda es conocido como Partholan, el cual llego a las tierras con su reina Dalny y con el también llegaron un grupo de conocidos. Este grupo de gente venia del oeste, es decir, vinieron de la tierra de los muertos y comenzaran a instalarse en el territorio, donde se verán obligados a luchar con un grupo por los espacios, y resultaran afectados fuertemente el grupo de Partholan ya que perdieron las batallas, y dado de esto y otras causas desaparecerán y el grupo que resulta victorioso son los Fomorianos los cuales eran seres violentos y malignos. Este grupo llamado entonces los Formorianos tendrán el poder de Irlanda y serán guidados por los reyes, Morc y Conan, los cuales eran tiranos. Luego de vario tiempo siendo oprimidas las tierras de Irlanda por estos reyes llegaran los nemedios, quienes eran parientes de Partholan y vendrán en la búsqueda de pelear y conquistar nuevamente los territorios, donde ellos también resultaran derrotados, solo muy pocas personas y familias sobrevivirán entre las cuales se encuentra la familia Britan, y dado a que ellos sobrevivieron se debe a esta el nombre actual de Gran Bretaña. Luego de estos y de diversas luchas por retomar nuevamente los territorios y desplazar a los Formorianos, llegara el pueblo de Dana, los cuales según la mitología irlandesa venían del cielo, eran seres divinos, los cuales llegarán a Irlanda después de recorrer varias ciudades y de aprender de ellas los conocimientos más importantes, siendo también traídos objetos mágicos y simbólicos de cada región. Al llegar así a Irlanda con todas estas posesiones y conocimientos se enfrentaran con un grupo de mortales representados por los Firbolgs por las tierras, ya que los Danaanos querían dividir las tierras, donde resultaran victoriosos los danaanos dados sus conocimientos mágicos y estuvieron bajo el mando de Nuada, el cual tenía una mano de plata y será a pesar de su defecto el elegido para gobernar. El gobernante anterior de los Firbolgs era Bres el cual tuvo que ceder la corona a los danaanos y buscará aliarse con los fomorianos en especial con Balor quien era el rey de los fomorianos, siendo este pariente lejano, para derrotar al pueblo de Dana y recuperar su corona. Balor era conocido como el Ojo Diabólico ya que a pesar de tener un solo ojo, tenía una mirada penetrante y diabólica. Al darse esta alianza fue derrotado el pueblo de Dana y estos le pedían a su Dios que los salvara, y el salvador llego siendo hijo de kian y nieto de Balor, el era llamado Lugh y gracias a él los daanos se enfrentaron a los fomorainos y los derrotaron, donde a pesar de que murió Nuada, Lugh mató a su abuelo Balor con una piedra que se le incrusto en el cerebro acabando con su vida y reinando la paz en Irlanda.

Una vez realizado y evaluado todos los aspectos de los pueblos y culturas de las tribus guanches, eslavas y celtas, se puede concluir de que a pesar de que sus antepasados al llegar al continente lo hicieron no sólo en diferentes épocas, sino también proveniente de diversas partes, tienen en cuanto a concepción e interpretación religiosa y mitológica los mismos principios, con algunas salvedades como los nombres de los dioses, de sus rituales, entre otros, pero donde lo que más llama y resalta la atención es el hecho que existe conceptualmente la misma interpretación básica en cuanto a la creación del mundo, a través de un Dios todo poderoso que creó el cielo y la tierra, el cual luchará con su mayor enemigo la maldad, presentada por los pueblos como el diablo ,para lograr que reine el bien sobre en mal, y será labor de los pueblos adorar y agradecerle a su Dios por todas las cosas.

Bibliografía

  • BAROJA CARO, Julio. (1944). Algunos Mitos españoles y otros ensayos. Editora Nacional.
  • FRANZ, Marie. (1978). Mitos de la Creación. Monte Ávila Editores, C.A.

  • HUBNER, Kurt. (1999). La Verdad del Mito. Siglo Veintiuno Editores.

  • JEAN, Niel. (1991). Diccionario de la Mitología Universal. Editorial French & European, Incorporated.

  • KOLAKOWSKI, Leszek. (1990). La Presencia del Mito. Ediciones Cátedra.

  • OSSUNA SAVIÑON, Manuel. (1994). Los Guanches o la destrucción de las monarquías de Tenerife. Editorial Globo.

  • RIVANO, Juan. (1997). Los mitos: su función en la sociedad y la cultura. Editorial Bravo y Allende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada